domingo, 2 de enero de 2011

Pájaros para llevar un mensaje contra el silencio


Estrenan una película sobre el mal de la burbuja

El entorno como enemigo. Lo cotidiano como rotundo agresor. Un elemento
 químico, el sonido fuerte, la luz intensa, cualquier producto de uso habitual 
en el hogar como desencadenante de una reacción corporal masiva 
devastadora..
.
 Así es la Sensibilidad Química Múltiple o SQM, una enfermedad que relega 
a los que la sufren a la reclusión en imposibles ambientes asépticos, 
desaparecidos, invisibles al resto del mundo porque aunque crónica, 
devastadora, y cada vez más numerosa en todo el mundo, especialmente 
en las llamadas sociedades avanzadas.
Esta patología no está reconocida oficialmente, “ni siquiera por la Organización
Mundial de la Salud (OMS), a pesar de que en España la padecen 400.000
personas, siete millones en EE UU”, advierte Víctor Moreno, director de la película
Los Pájaros de la  Mina, en la que se narra el proceso personal, familiar y social
que sufre Laura, de 32  años, afectada de SQM “desde que manifiesta los
primeros síntomas hasta que, por fin, consigue un diagnóstico”, matiza su
realizador. Su producción narra el gran desconocimiento que existe sobre la
enfermedad de la burbuja, como se la conoce, casi despectivamente, porque
estárodeada de un gran oscurantismo mediático, institucional, sanitario y social.
Como matiza la guionista y actriz principal, Mariam Felipe, “Laura, fiel reflejo de
un paciente de este tipo, pierde a su pareja, amigos y familia en el intento de que
algún médico le haga caso. Todos piensan que su mente no funciona, que está loca
o con una depresión profunda de la que no puede salir, pero lo que destroza su vida
está  en el aire, en lo que respira o toca”. “Cuando escuché en la radio por primera vez
a una enferma de SQM me pareció algo de ciencia ficción”, explica Moreno, que añade
que “esta mujer, en la que se basa la película, ha de estar protegida continuamente por
una máscara, tener un cuidado extremo con todos los químicos, no tocar casi nada, no
salir de casa”. Esto le impactó de tal manera que, cuenta, no paró “de documentarse
hasta darse cuenta del calvario que pasan estas personas para que las crean y no las
tomen por locas, depresivas o mentirosas”.

Así, Pájaros en la Mina, que hace referencia a las aves que utilizaban los mineros
en el sigloXIX para detectar fugas de grisú, tiene como gran reto, “dramatizar y hacer
entender la situación de estas personas”, que trata “de forma no alarmista, sin incidir
en la parte estética o polémica de la SQM, incidiendo en la dificilísima relación de la
protagonista con su entorno”.

REPERCUSIÓN SOCIAL
“Desde que colgamos los trailers de la película en internet, hace mes y medio,
hemos tenido más de 30.000 visitas de 67 países”, comenta Moreno sobre el gran
impacto social que ha tenido el largometraje, rodado en varias localizaciones de
Pontevedra,  A Coruña y Valencia.

“Sobre todo, comentarios de agradecimiento de enfermos y familiares”, añade
Mariam Felipe, que destaca que les “escribieron desde diversas asociaciones de
SQM  de todo el mundo en las que los pacientes se veían reflejados en el filme y
valoraban nuestro trabajo  y la documentación previa”, por lo que todo el contenido
de la web se ha traducido al inglés y al alemán.
El director agrega que, desde Estados Unidos, la presidenta de The Canary
Report, Susie Collins, les “envió un mensaje muy emotivo diciendo que Los
Pájarosde la Mina retrata exactamente lo que es esta enfermedad”, algo que
“absurdamentese esconde” añade, por lo que, dice, su “principal objetivo era
visibilizar este fenómenopor impactante, por no reconocido y por increíble”.
Hace dos semanas, se realizó un primer pase público simbólico de la película
en el teatro Principal de Pontevedra para conocer una primera impresión de los
espectadores.

Después de Reyes se inaugurará en Ferrol y luego en Valencia. En la ciudad
del Lérez, fue presentada por el actor y la actriz gallegos Celso Bugallo y María
Faltriqueira, que participaron en el proyecto de forma desinteresada, al igual
que el resto del equipo; pues de hecho, este no es un filme al uso, sino que en
él prima la intención social, algo que se refleja también
en su distribución,fuera de los circuitos comerciales y de forma gratuita, pues,
como recuerda su realizador, “nuestra intención no era tanto comercial como
la de dar a conocer  esta enfermedad  y su tremendo impacto social”.
Por ello, recurrió a fondos propios, a la ayuda de las productoras Evofoto
de Pontevedra y Elite Fotógrafos de Miño (A Coruña), y no pidió ninguna
subvención. Tampoco los que participan han recibido remuneración, lo
mismo que los grupos que han compuesta la banda sonora,
la mayoría gallegos: Overlook, Maryland, Insomnia y NOC.


No hay comentarios:

Publicar un comentario