martes, 14 de diciembre de 2010

La vida tras una salida forzosa




La vida tras una salida forzosa



DE UNA AGENCIA DE PUBLICIDAD A LA AGRICULTURA ECOLÓGICA

Stefan Fenzel para CSN – Chemical Sensitivity Network (Noviembre 2010)
 
Traducido por David Palma para No Fun



¿Alguna vez has imaginado cómo sería la vida sin productos químicos? ¿La vida sin paneles de plástico del coche, ropa sintética, juguetes, utensilios de cocina, laca para el cabello, desodorantes, espráis anti-manchas, colorantes artificiales, saborizantes, revistas y libros impresos, sofás de espuma o paredes pintadas, o la vida sin tu camiseta deportiva favorita?

Stefan Fenzel nunca imaginó una vida así, y cuando tuvo que imaginarla, se trató de la visión de su futura vida con SQM.

En realidad, Fenzel dice que fue siempre deportista. Esquí, triatlón, karate, correr, etc., el deporte ha sido parte de su vida desde la infancia, por lo que estaba convencido de que llevaba una vida saludable.

Pero a los 40, empezó a tener problemas para concentrarse, tenía que parar para coger aire al subir la escalera, tenía indigestión permanentemente, y muchas veces la cara enrojecida. No toleraba las luces fuertes, ¿y cómo iba a explicar a sus amigos por qué tenía que llevar gafas de sol incluso en un día nublado? Se olvidaba de las cosas que comentaba con su personal a los 10 minutos de discutirlo. También necesitaba hasta 12 horas de sueño, y por la mañana se sentía como que si hubiese estado bebiendo toda la noche. Esto siguió así día tras día y mes tras mes.

¿Qué había sucedido? La intoxicación por metales pesados provocada por los 13 empastes de amalgama que le pusieron en su juventud no había sido identificada, aunque fueron apareciendo síntomas como de envenenamiento. Y a una edad temprana le extirparon las amígdalas, las adenoides y el apéndice debido a infecciones constantes, y tuvo herpes zóster y mononucleosis.

No le dio importancia a extraerse las amalgamas porque se sentía un poco mejor. Fenzel: "Feliz es quien puede olvidarse de las cosas que son imposibles de cambiar."

Irónicamente, su casa de ensueño con vistas a los Alpes lo llevaron al límite de su resistencia. A las dos semanas de mudarse sufrió la gripe y luego las infecciones se hicieron cada vez más frecuentes y, finalmente, ya fueron continuas.

Después de visitar a su médico de familia, un internista, un especialista en otorrinolaringología, un médico local especializado en medicina ambiental, un médico homeópata y un neurólogo, se dio por vencido. En su opinión, su mente funcionaba bien y no estaba todo en su cabeza, como estos profesionales pensaban. De hecho, él amaba a su profesión y no dejó su carrera hasta que su estado físico le obligó a hacerlo.

Durante muchos años, tomó antihistamínicos para reducir las reacciones alérgicas, pero incluso las cantidades más pequeñas de las fragancias de los perfumes, desodorantes y ropa lavada con suavizante hacían enrojecer su cara y ponían su sistema inmune al límite. Hacía años que había tenido que dejar los deportes, ya que era inevitable que cogiera la gripe cuando practicaba alguno. La fatiga constante era difícil de controlar. Su coche nuevo le provocó estar en cama durante semanas.

Fenzel finalmente toco fondo y entonces estuvo dispuesto otra vez a buscar respuestas. Internet ya estaba muy avanzado en comparación con ocho años atrás cuando enfermó y encontró rápidamente sus síntomas. Tan sólo la causa sigue siendo un misterio.

Hoy sabemos lo que tiene. Fenzel tiene SQM (Sensibilidad Química Múltiple). Y además del hecho de que genéticamente tiene un proceso de desintoxicación pobre, tiene intoxicación por metales pesados e intoxicación por los disolventes de las pinturas y los adhesivos aplicados en su casa de ensueño, que le provocaron daños de salud irreversibles. También los años de tomar antihistamínicos hicieron su parte, a pesar de que el médico ORL le dijo que no tenían efectos secundarios, la flora intestinal de Fenzel estaba totalmente desequilibrada lo que le provocaba trastornos intestinales permanentes.

Pero, ¿cómo vivir con SQM? Fenzel invirtió 10 años en la creación de una exitosa agencia de publicidad con cerca de 20 empleados, que tuvo que vender. Pero su pregunta era "¿Qué profesión puedo tener ahora y cómo me puedo ganar la vida?". Su esposa tenía en propiedad una granja que llevaban sus padres jubilados, quienes querían modernizarla para obtener más beneficios, pero el complicado día a día no les dejaba tiempo para hacer los cambios necesarios. Fenzel visitó 20 fincas y por fin encontró su nueva carrera en una antigua granja lechera que convirtió en una explotación ganadera ecológica. Además, lleva sistemas fotovoltaicos, se encarga de temas forestales, ayuda a su esposa en su restaurante, y ofrece su experiencia en publicidad desde su casa.

Reconstruyó completamente su casa para que fuera respetuosa con el medio ambiente y eliminó por completo todos los plásticos. En general, solo toma comida hecha en casa, con una alta proporción de alimentos crudos, sin colorantes ni potenciadores de sabor, y con ingredientes orgánicos. "Antes, yo habría pensado que la gente que vive como yo vivo ahora son unos ecologistas fanáticos, pero hoy estoy contento con mi nueva calidad de vida y los alimentos orgánicos son alimentos de gourmet para mí".

Además, eliminó las fragancias de su vida, lo que complica la relación con los demás y hace necesario dar explicaciones. "La gente prefiere hablar de otra cosa, pero yo estoy feliz de explicar que con estos cambios he recuperado mi calidad de vida y sólo tengo unos pocos días malos".

"Cuando ya no sabía a quién recurrir, me preguntaba cómo podría vivir mi vida. Fue una transición muy importante para mí. Ahora sólo necesito una mascarilla de carbón cuando conduzco mi tractor. Esto puede parecer estúpido visto desde fuera, pero utilizarla hace que no tenga que permanecer en cama todo el día siguiente."

Fenzel evalúa su futuro: "Mi objetivo es que mi cuerpo se recupera de nuevo para que pueda ser capaz de tolerar pequeñas cantidades de toxinas, y mi esposa y yo podamos volver a disfrutar de una comida en un restaurante normal, o pueda visitar a amigos. Si esto es posible, que no lo sé, haré el máximo esfuerzo para conseguirlo".

Fenzel se ha dado cuenta de que esta difícil situación de salud ha sido una oportunidad, que se puede optar por tomarla o ignorarla. Se alegra de tener ahora más tiempo para estar con su familia y de poder hacer otras cosas además de llevar su empresa.



Autor: Stefan Fenzel para  CSN – Chemical Sensitivity Network (Noviembre 2010) 
TraducciónDavid Palma para No Fun

1 comentario: