martes, 29 de junio de 2010

Experto pide voluntad política para evitar los "graves efectos" en la salud



23-06-2010 / 15:20 h
Vitoria, 23 jun (EFE).- El catedrático por la Universidad de Alcalá de Henares, José Luis Bardasano, ha reclamado hoy a las instituciones públicas "voluntad política" y dinero para estudiar las medidas a tomar para evitar los "efectos muy graves" que las ondas electromagnéticas provocan en la salud.
Bardasano, médico y experto en el estudio de las consecuencias del electromagnetismo en la salud, ha comparecido hoy ante la comisión correspondiente del Parlamento Vasco, a petición de Aralar.
Bardasano ha recordado a los miembros de la comisión que existen estudios científicos que prueban que la exposición a las ondas electromagnéticas tanto de los teléfonos móviles como de las antenas que lo sustentan es perniciosa para quien las recibe.
Por ello, ha planteado que "si lo que se defiende es la salud hay que tomar medidas ante la más mínima duda que se tenga de los avances de la ciencia", tras advertir de que "todo lo que inventa el hombre es culpable hasta que se demuestre lo contrario".
Así, ha pedido "voluntad política" y dinero a las instituciones para estudiar el modo de evitar los "graves efectos" que para la salud pueden provocar las ondas electromagnéticas, al indicar que debe primar "la adopción de medidas urgentes frente al avance tan espectacular de la ciencia y la lentitud burocrática y administrativa".
"Se necesita un cambio de mentalidad urgente y una toma de decisiones bastante responsable", ha insistido Bardasano, quien ha puesto como ejemplo a Alemania donde existen 52 proyectos de investigaciones similares a los que él plantea.
Ha citado distintos estudios para asegurar que el teléfono móvil, según estos, "es muchísimo más peligroso que las antenas de telefonía móvil" y, como ejemplo, ha recordado que estos aparatos no pueden usarse en los aviones porque interfieren en los sistemas de despegue y aterrizaje.
Ha explicado que el teléfono móvil "altera el cerebro y provoca destrucción celular", aunque ha dejado claro que no defiende que se prescinda de esta tecnología, sino que se aclare "cuál es el momento adecuado" para usarlo o no.
"Hay estudios que dicen que llevar el móvil nos puede alterar el cerebro en una época en la que vemos cada vez más personas con alzheimer, cuando esta enfermedad es una demencia senil", ha concluido. EFE

1 comentario:

  1. Excelente nota,gracias por compartir,besitos, Lilia

    ResponderEliminar