viernes, 16 de octubre de 2009

Sensibilidad química múltiple en una niña de 5 años después de intolerancia a los colorantes azoicos (“Azo Dye”) en dulces


RESUMEN
Antecedentes: Se ha informado de casos de sensibilidad química múltiple (SQM) sobre todo en pacientes adultos, pero rara vez se reportan casos pediátricos.
Métodos: Se presenta una niña de 5 años de edad que padecía reacciones recurrentes acompañadas de urticaria, angioedema, dolores de cabeza, disnea, pérdida de conciencia y dolor abdominal que no fueron erradicados, pero al contrario se exacerbaron por varios tratamientos con antihistamínicos y corticosteroides por vía intravenosa. El diario de su dieta reveló que los síntomas se producían después de la ingestión de caramelos de colores, tales como dulces y caramelos blandos. Se realizaron pruebas de desafío abierto con los aditivos alimentarios y antiinflamatorios no esteroides (AINEs) después de eliminar estos artículos. Se llevaron a cabo pruebas cutáneas con aditivos y AINEs, disueltos en solución salina, y pruebas con pinchazo con dulces y caramelos.
Resultados: las pruebas de desafío abierto con tartrazina, aspirina y acetaminofeno fueron positivas, mientras que las pruebas cutáneas con aditivos y AINEs y las prick-prick con dulces y caramelos fueron negativas. En consecuencia se diagnosticó intolerancia a los colorantes azoicos y a los AINEs, como la aspirina. Sin embargo, ella parecía reaccionar a múltiples olores químicos, como el humo de cigarrillos, desinfectantes, detergentes, compuestos de limpieza, de perfumes y de peluquería, evitando al mismo tiempo todos los aditivos y los AINEs. En base a su historial y las anomalías neuro-oftalmológicas, se diagnosticó SQM severa y se le recetaron vitaminas múltiples y glutatión.
Conclusiones: Los resultados obtenidos sugieren que en la SQM pediátrica, los alimentos y medicamentos que contienen aditivos colorantes azoicos, podrían jugar un papel importante como provocadores.

PALABRAS CLAVE:
Aditivos alimentarios, colorantes azoicos, herencia, sensibilidad química múltiple, anti-inflamatorios no esteroides

Principio del formulario

Final del formulario

INTRODUCCIÓN

El síndrome de sensibilidad química múltiple (SQM), también conocido como la intolerancia ambiental idiopática, es un diagnóstico controvertido que abarca un amplio rango de altibajos, síntomas relacionados con más de un sistema corporal y provocado por la exposición a bajos niveles de productos químicos, alimentos u otros agentes en el medio ambiente. A pesar de que la SQM se ha estudiado extensamente, sigue siendo oscuro el mecanismo unificador que explica que la enfermedad. Se ha informado sobre todo de casos de SQM en adultos, pero los casos pediátricos son aparentemente raros. En este informe, presentamos un caso pediátrico de SQM que parecía haber sido desencadenado por la exposición repetida a aditivos alimentarios, como los colorantes azoicos. En particular, la madre del paciente también había experimentado síntomas de SQM.

Principio del formulario

Final del formulario

Resumen clínico

A 5-años de edad fue remitida para su evaluación después de 10 días de episodios recurrentes, que fueron acompañados de urticaria generalizada, angioedema, disnea, náuseas, dolor de cabeza, fiebre leve, calambres abdominales y pérdida de conciencia, y no fueron erradicados, sino que estaban exacerbados, por varios tratamientos con antihistamínicos y corticosteroides por vía intravenosa. Ella fue admitida en nuestro hospital para atención de urgencia e hidratación. Sus síntomas mejoraron gradualmente, aunque la urticaria y la fiebre leve no se resolvieron completamente. Después del alta, su madre recibió instrucciones de llevar un diario de la dieta para la niña. En consecuencia, el diario reveló que la urticaria y angioedema se desarrollaban inmediatamente después de la ingestión de golosinas que contienen colorantes vivos, tales como caramelos blandos y dulces, indicando una asociación entre los colorantes azoicos y los acontecimientos varios. La asociación entre episodios pasados recurrentes y los dulces de colores llevó a su madre a recordar que había comido un caramelo de color púrpura (se constató que contiene tartrazina y Brilliant Blue 1) inmediatamente antes del primer evento grave. Posteriormente, una vez que comenzó a evitar los colorantes azoicos, la urticaria y la fiebre leve raras veces recurrieron.

La madre de la paciente había sufrido de angina de pecho, asma bronquial, rinitis alérgica, conjuntivitis alérgica, dermatitis atópica, alergia alimentaria, e intolerancia a aspirina, teofillina, y lidocaína. Tenía a menudo dolores de cabeza y náuseas después de exponerse a olores químicos, dando como resultado un diagnóstico de SQM. Durante su infancia, el padre de la paciente había sufrido frecuentemente de urticaria.

El historial médico pasado de la paciente era de asma bronquial a partir de la edad de 2 años. La paciente tuvo una dieta incompleta y restringida hasta la edad de 4 años, porque su madre estaba preocupada de que pudiera ser tan sensible como ella a varios medicamentos, aunque no tenía antecedentes de reacciones a alimentos o medicamentos. Cuando cumplió los 5, su madre levantó la restricción sobre los medicamentos y alimentos, con la esperanza de exponerla a algunos medicamentos y alimentos, por lo que más capaz de tolerar el ambiente menos restringido que iba a experimentar en el kindergarten. El examen de nariz, oídos y garganta no mostró pólipos nasales. Los análisis de sangre, incluyendo un recuento de eosinófilos periféricos y el nivel de IgE en suero, fueron normales.

Para la prueba de hipersensibilidad a tintes azoicos y fármacos como antiinflamatorios no esteroides (AINEs), se realizaron en condiciones de supervisión estrecha, y después de obtener el consentimiento informado de sus padres las pruebas cutáneas y abierto con las pruebas de provocación con tartrazina (FD&C Yellow No.5, Wako Pure Chemical, Osaka, Japan), Brilliant blue No.1 FCF (FD&C Blue No.1, Kyoritsu Foods, Tokyo, Japan), p-Hydroxybenzoic acid (Wako Pure Chemical, Osaka, Japan), aspirin, and acetaminofeno.

Sus padres prefieren pruebas de desafío abierto a pruebas de desafío ciego para la evaluación. Las sustancias evaluadas se dieron en la dosis más baja. Si no se podía observar una reacción objetivo, se aumentaba una dosis adicional con intervalos de aproximadamente 3 horas.

Como resultado, la paciente dio positivo no sólo para los aditivos como tartrazina 300 mg N º 1 y Brilliant blue No.1 FCF 210 μg, pero también a 50 mg de aspirina y 10 mg de paracetamol.

Además, las pruebas de desafío adicionales demostraron que es sensible a otras drogas, como teofilina y lidocaína. De acuerdo con los métodos estándar propuestos por Dreborg, las pruebas cutáneas con estos medicamentos y productos químicos disueltos en solución salina fueron todos negativas, mientras que los prick-prick tests con dulces, caramelos y jarabe de almidón glutinoso, fundidos durante 1 minuto en un horno electrónico, fueron negativos.

A partir de entonces, se quejaba con frecuencia de urticaria, mareos, dolor de cabeza, fatiga, opresión en el pecho y náusea, aunque se pudieron evitar los alimentos y medicamentos sospechosos. Ella parecía reaccionar a múltiples olores químicos, como el humo de cigarrillos, desinfectante, etanol, detergentes, productos químicos orgánicos volátiles, compuestos de limpieza, perfumes, y productos de peluquería. En base a su historial y sus alteraciones neuro-oftalmológicas, se le dio un diagnóstico de SQM grave, y se prescribieron vitaminas múltiples y glutatión.

En las zonas públicas sus actividades habían comenzado a ser severamente limitadas debido a los síntomas de su SQM. Ya que tenía síntomas olfativos en algunas áreas de nuestro hospital, instalamos un acondicionador de aire en una sala de consulta antes de sus visitas. Además, su madre temía que su inminente transición a la escuela pública probablemente sería dificultada por el uso rutinario escolar de papel, rotuladores, lápices de colores y productos de limpieza. Los funcionarios de la escuela permitieron que se colocase un acondicionador de aire a su lado en el aula. Sin embargo, sus síntomas parecían ser agravados por el uso en la escuela de los productos de limpieza y la tiza. Finalmente sus padres se trasladaron de la ciudad al campo, donde pudo hacer los estudios primarios en una escuela en edificio de madera y no experimentó los síntomas.

Principio del formulario

Final del formulario

Patológica

No se obtuvieron hallazgos patológicos porque sus padres no dieron su consentimiento para someterla a una biopsia de piel.

Principio del formulario

Final del formulario

DISCUSIÓN

A pesar de los numerosos agentes que se añaden a los alimentos, hay relativamente pocas reacciones documentadas de hipersensibilidad a los aditivos alimentarios, especialmente en los niños. Se presenta un caso pediátrico de reacciones graves inmediatamente después de la ingestión de dulces que contienen colorantes azoicos. Además, nuestro paciente desarrolló hipersensibilidad, no sólo a aditivos alimentarios, sino también a otros múltiples productos químicos, incluyendo la aspirina.

Las reacciones recurrentes debidas a colorantes azoicos pueden haber sido un fenómeno de kindling (provocación) de los síntomas subsiguientes en respuesta a diversos compuestos químicamente no relacionados, porque las primeras reacciones de colorantes azoicos, que fueron más severas, fueron seguidas consecutivamente por estos síntomas.

Sin embargo, la relación patogénica entre estos dos hechos todavía no se ha dilucidado en el presente caso.

La prevalencia de intolerancia a aditivos alimentarios en niños de 5-16 años de edad es de 1-2%, 1 mientras que en niños menores de 10 años, incluyendo los niños con asma, la prevalencia de intolerancia a la aspirina es inferior al 10%. 2 Estudios cuidadosamente cegados han demostrado la incidencia de una reacción cruzada entre la aspirina y tartrazina como representante de los colorantes azoicos a ser inferior al 2,4% en los pacientes asmáticos. 3 A diferencia de la aspirina, se ha informado que el mecanismo más probable para las reacciones a la tartrazina sea relacionado con la dosis de histamina liberada por los mastocitos. 4

En nuestro paciente, no sólo los aditivos alimentarios, sino también los fármacos administrados para el tratamiento, que contenían varios aditivos tales como Food Yellow N ° 5 (amarillo anaranjado - Sunset Yellow FCF) y benzoato de sodio agravaban sus síntomas antes de ser diagnosticada.

Los niños pueden ser expuestos con más frecuencia que los adultos a múltiples sustancias químicas como los alimentos y los medicamentos de colores vibrantes.

La declaración original acerca de reacciones adversas asociadas con excipientes farmacéuticos, que fue publicado por la Academia Americana de Pediatría en 1997, advirtió que muchos excipientes se han implicado en la causa de reacciones adversas, y estos son los más significativos en la población pediátrica. 5

Woolf presentó un esquema de los criterios diagnósticos del SQM en los niños basados en los de los casos de adultos. 6 Dado que no hay ningún hallazgo objetivo mediante pruebas para confirmar el diagnóstico de la SQM, su diagnóstico en los niños con frecuencia depende en gran medida en la información histórica obtenida de los padres.

La alerta olfativa de olores incitantes parece ser un sello distintivo de la SQM. Como uno de los mecanismos de causalidad se ha ofrecido un mecanismo de neurotoxicidad de sustancias tóxicas químicas llevadas al sistema nervioso central a través del bulbo olfatorio. 7

Se ha informado de una prevalencia significativamente mayor del trastorno de pánico asociado alelo receptor alelo 7 de colecistoquinina B asociado con el desorden de pánico en los pacientes con intolerancia ambiental idiopática, como sinónimo de SQM (9/22 [40,9%]), en comparación con los sujetos control (2/22 [9,1%]). 8

Cabe señalar que la madre había sufrido también de SQM, lo que indica que la SQM podría ser un trastorno hereditario en una parte de la población con SQM.

En el presente caso, la relación madre-hija parece haber sido uno de los factores clave en el desarrollo de los síntomas clínicos. En este estudio, las pruebas de desafío se llevaron a cabo abiertamente, porque no se obtuvo el consentimiento informado de los padres para las pruebas de doble ciego. Se deberían efectuar, sin embargo, las pruebas a doble ciego para descartar varios factores, incluyendo los factores emocionales. En el futuro hay que llevar a cabo exámenes médicos adicionales, así como abordajes socio-médicos y psicológicos para el paciente y para su madre.

Los presentes resultados sugieren que en SQM pediátrica, los alimentos y medicamentos que contienen aditivos colorantes azoicos, podrían jugar un papel importante como provocadores. Los médicos, por tanto, deberían considerar esta posibilidad antes de que los pacientes con intolerancia a aditivos definitivamente desarrollen la SQM.

doi: 10.2332/allergolint.55.203 - Naoko Inomata, Hiroyuki Osuna, Hiroyuki Fujita, Toru Ogawa y Zenro Ikezawa - Alergología Internacional de 2006, 55: 203-205

REFERENCIAS

1 Madsen C. Prevalence of food additive intolerance. Hum. Exp. Toxicol. 1994; 13: 393-399.

2 Porto Arceo JA. Special features of NSAID intolerance in children. Allergol. Immunopathol. (Madr.) 2003; 31: 109-125.

3 Virchow C, Szczeklik A, Bianco S et al. Intolerance to tartrazine in aspirin-induced asthma: results of a multicenter study. Respiration 1988; 53: 20-23.

4 Schaubschlager WW, Zabel P, Schlaak M. Tartrazine-induced histamine release from gastric mucosa. Lancet 1987; 2: 800-801.

5 American Academy of Pediatrics Committee on Drugs. "Inactive" ingredients in pharmaceutical products: update (subject review). Pediatrics 1997; 99: 268-278.

6 Woolf A. A 4-year-old girl with manifestations of multiple chemical sensitivities. Envron. Health Perspect 2000; 108: 1219-1223.

7 Ross PM, Whysner J, Covello VT et al. Olfaction and symptoms in the multiple chemical sensitivities syndrome.Prev. Med. 1999; 28: 467-480.

8 Binkley K, King N, Poonai N et al. Idiopathic environmental intolerance: increased prevalence of panic disorder-associated cholecystokinin B receptor allele 7. J. Allergy Clin. Immunol. 2001; 107: 887-890.

Traducido por Cathy van Riel


2 comentarios:

  1. Isa toma buena nota(luego puedes borrarlo), es que no puedo acceder a tu email ahora.
    Para escribir a la Consellería tuya:
    http://www.edu.gva.es/consultas_form.asp

    Cuidate.

    ResponderEliminar
  2. Isa, ¡voy a subirla ahora a mi blog, que la tenía "perdida"!, jajajaja.
    Ésta y si la encuentro la de los niños insoportables.

    Smuach.

    ResponderEliminar