domingo, 5 de julio de 2009

LA VIDA, UNA CARRERA DE OBSTACULOS

Cuando tenía doce años quería tener dieciocho para ser mayor de edad y poder entrar en los cines a ver películas de mayores e ir a discotecas y a la vuelta de la esquina pasaron los años sin darme cuenta y me vi con 22 casada y con dos hijas maravillosas.

Estaba feliz y contenta y además viviendo en un lugar muy lejano de mi familia.
Todo iba muy bien, con el tiempo vinimos a Madrid y a trabajar como una loca para vivir mas cómodamente.
En mi casa y a mi alrededor se respiraba felicidad y alegría, tenía muy buenos amigos que aún conservo y algunos que yo pensaba que lo eran y que cuando mi vida cambio se fueron alejando de mí. En parte los entiendo porque no es fácil seguir un ritmo que no puedes y decir siempre que NO a todo pero así es la vida que le vamos a hacer.

Yo soy una persona muy luchadora y nada conformista, pero que a mí me empezaran a entrar dolores sin ton ni son y empezar a perder las ganas y la ilusión por todo me empezó a preocupar.
Llegue incluso a pensar que yo tenía la culpa de lo que me estaba pasando por pensar solo en mi trabajo ya que aunque pueda parecer mentira yo estaba a gusto en él y además había conseguido llegar muy alto en la empresa.

Como dice la canción LA VIDA TE DA SORPRESAS, SORPRESAS TE DA LA VIDA y que verdad es , nunca puedes dar nada por hecho, empecé mi calvario y mi procesión de médico en médico sin saber que tenía, hasta que un día hasta me alegré al escuchar FIBROMIALGIA.... seré tonta con lo que me quedaba por llegar.

Era el principio de digamos una nueva vida a la que tenía que empezar a adaptarme ó no sé que hubiera sido de mí , aún así es muy difícil levantarte cada mañana llena de dolores, rígida como un palo y mirando a tu alrededor y sin saber que hacer.

Te levantas tal y como te acuestas. Pides cada día , cada minuto y cada segundo una tregua a tus dolores y a tu malestar y esperando que el día siguiente sea un poco mejor que el anterior.
No nos vamos a engañar es duro, muy duro al principio de la enfermedad, las relaciones de pareja cambian y las familiares y amigos también y tienes que hacer un esfuerzo muy grande para que todos los que te rodean te entiendan, cosa que aún hoy después de cuatro años no lo he conseguido pero lo que si he conseguido es pasar de la gente, mirar por mí e intentar ser feliz a mi manera.
Bastante he dado a todo el mundo que me conoce durante muchos años de mi vida para ahora que soy yo la que necesito de los demás estar pendiente de ellos.
Si sirve de algo mi relato y sin querer aburrir a nadie nos queda mucho por hacer en esta vida, yo ya voy a hacer 50 años y creo que no viviré otros 50, ojalá los viviera, pero los años que me queden quiero vivirlos a mi manera y pensando en mí, que creo que ya es hora de que me dedique tiempo a mi ser aunque sea llena de dolores , angustias, ansiedades y depresiones.

Cada mañana cuando me levanto miro al cielo, las flores de los jardines, los arboles y tantas cosas bellas que nos rodean y que antes no le prestaba atención y dando gracias por estar viva y con una enfermedad que la intento llevar lo mejor posible aunque me cueste un abismo.
No me podía olvidar de las grandes amigas que me he encontrado en este camino, grandes mujeres que saben de lo que estoy hablando porque ellas también padecen la enfermedad y a otras grandes mujeres que padecen otras enfermedades igual de incomprendidas como la mía
EL SFC Y LA SQM.
Para todas ellas que se merecen lo mejor del mundo, todo mi cariño y seguiremos luchando aunque sea lo único que hagamos. Chicas podemos y os quiero .

Joaqui

4 comentarios:

  1. Mi querida Joaqui: Claro que vamos a seguir luchando. Todo tiene por lo menos dos caras, y esto que vivimos todos los días tiene la fea feísima que todos conocemos, y la otra: las personas que se van conociendo por el camino lleno de obstáculos y que se van ayudando unas a otras para superarlos. Se cierran un montón de puertas, pero se abren algunas ventanas. Y algunas de esas ventanas, no nos engañemos, se vuelven a cerrar y no se abren más. Pero otras se mantienen abiertas, con preciosas cortinas ondeando al viento, con tiestos de geranios en el alféizar. Ventanas con nombre propio que ya no se olvidará. Podemos, Joaqui. Yo también te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Joaqui,luchadora como la que más, una de las grandes personas que estas enfermedades han puesto en mi vida,ejemplo a seguir, una gran mujer que a pesar de las limitaciones que nos traen nuestras enfermedades siempre está dispuesta a dar aliento al que esta desfalleciendo, hace sacar una sonrisa a quien está apunto de llorar.
    En esta vida teníamos que conocernos, cada una en una parte de España, otras en Perú, Mejico, Argentina, Chile, Italia, Francia....
    Igual necesitabamos este duro nexo de conexión, para hacer un llamamiento a la sociedad que tan olvidado tiene a nuestro mundo, al que estamos ahogando,somos la denuncia del daño que el ser humano se está haciendo a sí mismo.
    Por desgracia solo somos las primeras,no dejemos que nuestras voces dejen de oirse, somos afectadas de Enferrmedades Ambientales y pedimos respeto por nuestra situación, pero tambien que se tomen medidas para que esto deje de suceder.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Isa, cuánta razón tienes!...Nuestras vidas s, nuestras
    experiencias no deben apagarse, son los gritos que harán que el
    mundo voltee y aprenda lo que sucede cuando actuamos por
    actuar,olvidándonos de lo más valioso de la vida, olvidándonos
    de que somos seres humanos...
    En este foro he conocido personas muy valiosas que luchan día a
    día por volver a humanizar nuestras vidas...
    Felicidades por sus vidas tan llenas de sentido y Amor!...
    Besitos Isa,Noe y todas y todos los que participan directa e
    indirectamente de este blog maravilloso...
    Tienen una amiga aquí en México ,cuentan con migo para lo que se
    les ofrezca, vale?...
    Vale la pena, parte de nuestra misión es concienciar al mundo,
    ser la voz de los que no pueden hablar, la luz de los ciegos
    de corazón, de los cortos de visión...
    Animo, Todos Palante!...
    Nora María de México

    ResponderEliminar
  4. JOAQUI, te mando muchos besos...
    Yo también tengo fibro desde hace 16 años.
    Vale la pena seguir
    viviendo aunque los demás no lo entiendan,aunque los demás opinen
    que no es para tanto o que deberíamos hacer una u otra cosa.
    Esta condición es una gran maestra que nos enseña a vivir la vida plenamente,
    y de verdad, no como dice la mayoría que
    según ellos vivien al límite y se enfrascan en activitis sin
    sentido.
    Es incerible descubrir otra manera de vivir y auque no sea fácil
    muchas cosas que trae con sigo la fibro, existe otro lado de la moneda que
    sea fácil, que podemos aprovechar para ser mejores seres humanos, como es el vivir de forma más humana viviendo al máximo cosas que para otros son tribiales; disfrutando con mas intensidad las cosas mas sencillas y hermosas como la sonrisa de un niño o un amanecer...
    Te fijas Joaqui? lo afortunados que podemos ser viviendo esta experiencia?...
    Eres muy valiente y no te dejes vencer.
    Te mando un abrazo muy fuerte...
    Nora María de México

    ResponderEliminar