miércoles, 27 de mayo de 2009

SOBRE LOS CINCUENTA

Posted by Picasa
Nota a Sobre los 50: Esto lo escribí hace algún tiempo para una persona a quien le angustiaba la perspectiva del paso del tiempo y de cumplir años, sobretodo cuando los cumpleaños que se avecinaban caían en números redondos. Redondos como el cero de 40 o de 50.

Para todos esos que se ponen de los nervios ante la perspectiva de cumplir una década más... y que, insensatos!!!, no se paran ni un momento a pensar en la mala, malísima, alternativa, única alternativa existente a cumplir años: NO cumplirlos. (Y ya de paso, para todos los que no piensen cumplir los 50 hasta los 70; por lo menos.)
...................................................................................................

"Menos mal que no llego todavía", decías más abajo... pues ya llegarás, ya!!! Es sólo cuestión de tiempo (toma lógica aplastante...) Y déjame que te diga algo:

Llegarán cuando les toque, puntuales y con su corbata y su maletín, y llamarán a tu puerta. Eso sí: cuando lleguen, que no te encuentren en casa. Y si estás, que no estés ahí sentada esperando, con tus pantuflas y tu bata, sino a punto de salir, muy ocupada, con la agenda a tope de cosas por hacer.
"Buenas, somos los 50", se presentarán. "Uy, pues sí que llegan pronto, no? -dirás tu- No les esperaba tan temprano. Pues tendrán que disculparme, porque me pillan por los pelos, tengo muchas cosas que hacer. Pero pasen, pasen. Siéntese por ahí, sírvanse ustedes mismos algo de la nevera, que yo me tengo que ir. Ya saben: los hijos, los amigos, el trabajo, las compras, el gimnasio, mis aficiones... No saben ustedes el tiempo que se lleva eso de VIVIR...! Bueno, hasta luego; ya nos veremos".

Y así, todos los días. Y puede que al cabo de unos diez o doce años todavía los tengas ahí esperando. Estarás tan ocupada viviendo tu vida que te habrás olvidado de ellos. Bueno, sí, de vez en cuando te pillarán distraída por casa y te dirán: "Oiga, señora, que no tenemos todo el día, que nosotros tenemos prisa y un trabajo por hacer". "Uy, pero todavía están ustedes aquí??? Perdonen! En cuanto tenga un momentito estoy con ustedes. Es que justamente hoy..." Y te vas al cine. O a clase de esperanto. O a un concierto de rock. O a la playa con tu nuevo novio, ese de los tatuajes: sí, ese que hasta tus nietos miran de reojo (porque hasta puede que, enmedio de todo el sarao, a alguno de tus hijos le haya dado por hacerte abuela, sin preguntar ni nada, y luego cómo les haces entender que se vayan buscando canguro, porque mami tiene planes y no incluyen precisamente quedarse en casa tejiendo patucos?).

Mientras, a tu alrededor, la gente comentará: "Vamos, pero cómo va a tener 50??? No me tomes el pelo!!! Mírala, si no para... Qué cosas tienes, no sé dónde le ves tu los 50!" Claro, porque están todavía esperándote en casa, amargadísimos, viendo "El diario de Patricia", y hace ya rato que se terminaron la Coca-cola y las galletas, han leído todas las revistas y se aburren soberanamente. Al final, puede que hasta se cansen de esperarte y se marchen de casa, con su maleta todavía sin deshacer, cabizbajos y arrastrando los pies, a ver si en cuentran por ahí a alguien desprevenido, o a alguien que tenga ganas ya de empezar a hacerse viejo (o sea mejor que busquen a algún despistado a quien timar), o quizás a algún joven de 35 (joven, pero lo suficientemente preparado para dejar de vivir, que de esos también hay bastantes), para, zas!, poder pegarse a él como vendedores de esos que te mienten diciendo "serán sólo cinco minutos" y si te lo crees ya no te dejan en paz hasta que te han vendido la moto.

Llegarán, niña. Claro que llegarán! Pero no les hagas caso. Tu, a lo tuyo, como si no estuvieran...
Ya se cansarán!
..........................................................................

Sucede que todos los años pasa un año para todo el mundo. Que todos los años llega un momento en que la diferencia entre tener una edad u otra se reduce al plazo de 24 horas. Y de verdad va alguien a plantearse hacerse el harakiri por tener un día más que ayer...???

Las enfermedades quitan vida a nuestra vida. Determinadas circunstancias extremas y negativas quitan vida a nuestra vida. Algunas personas con malas intenciones, y hasta algunas incluso con buenas intenciones, quitan vida a nuestra vida, algunas con permiso y otras sin él. Pero no seamos tan tontos de dejar que los AÑOS quiten vida a nuestra vida, sólo porque a alguien se le ocurrió un día empezar a decir que cumplir años significa hacerse viejo. Hacerse viejo, creedme, es otra cosa, y eso puede empezar a cualquier edad. O no.

Bueno!, y ya otro día hablamos de enfermedades y de otros incordios que quitan vida a nuestra vida. Pero hoy no. Hoy, como Tip y Coll en su programa de TV que a lo mejor alguien más recuerda, terminaremos como ellos lo hacían, con la promesa “y mañana... hablaremos del gobierno”.


Va por vosotras/os, mis queridos cincuentones actuales y futuros.

Ariadna (50+1, y lo que te rondaré morena. Si puedo y me dejan, claro)

(Ya ves, Isa, lo que me enrollo cuando me dejan...)

3 comentarios:

  1. JAJAJA, GENIAL ARIADNA, ME ENCANTA,POR CIERTO CHICAS, QUE BIEN HEMOS SALIDO EN LA FOTO, NO??
    PURI, MUY GUAPETONA, QUE BIEN TE SIENTA EL NEGRO...

    POS SI, DENTRO DE NADA 44.....

    ResponderEliminar
  2. ISABEL, COMO SIEMPRE.....BUENISIMO.....YO CUMPLO EL 15 DE JUNIO 58 AÑOS.......Y ME DA MUCHISIMA ALEGRIA PODER FESTEJARLO....QUEDAN TODAS INVITADAS,besitos, Lilia

    ResponderEliminar
  3. Ariadna,genial.
    Desde los 40 no soy la misma o me siento diferente.
    Claro he tenido que madurar como los melones, a base de ponerme al sol.
    Lo mejor de ello es haber encontrado tantas amigas que lejos de comentar como les ha quedado el cocido, comentamos como nos vá el paracetamol.
    Francamente es más divertido porque por fin nos ceden sitio en el autobús. A mi me fastidia que me recuerden que puedo ser su madre, pero un sitio es un sitio.
    Al final tener de los 40 a 50 es una ventaja porque la edad dá cierto caché y qué más dá, te permite dejar a los invitados con un palmo de narices aunque lleguen a decir "esta chica cada vez está mas excentrica".
    Pues vale, prefiero eso a ponerme el culo como una pandereta de ver higadillos en la tele.
    Aúpa la pandilla masca-fibro-tadas!
    Elena

    ResponderEliminar