lunes, 20 de abril de 2009

LA CARTA

Volvía a casa como siempre después del trabajo, pensando en su niña y acelerando el paso para estar pronto con ella. Su niña....aquella que conoció en el Instituto...aquella chica vital, guapa, simpática, popular...imposible para él, aquella que sin él entenderlo lo eligió para ella.

Se sentía muy afortunado, nunca fue un muchacho popular, su poca inteligencia y sus 120K no ayudaban mucho a ello, pero su niña sí era inteligente y supo ver en él mucho más que lo que mostraba al mundo. Para él fue como un sueño, como un milagro que alguien como ella le hubiese dado el SI ante un altar.


Llegó a casa directamente, él nunca se retrasaba, nunca iba a tomar una copa con sus compañeros de trabajo, ansiaba llegar a casa para estar con su niña. Sabía que, probablemente, le esperaba más trabajo, pero eso no era importante, el cansancio no le frenaba cuando se trataba de ella.

Siempre abría sigilosamente la puerta, pues nunca sabía como iba a encontrarla, pero una noche más, al entrar, sólo escuchó el silencio...ese silencio eterno, roto solamente por sus gemidos de dolor, -las espinas, pensó-otra vez ellas. La mesa del desayuno aún estaba tal y como la dejó por la mañana y la lista de "cosas para hacer mañana" que ella hacía todos los días, hoy tampoco tenía una sola tarea tachada, de nuevo había pasado el día en la cama sin hacer nada más que tomar aquellos inútiles y costosos medicamentos que sólo la ayudaban a consumirse más cada día.

Entró en la habitación y allí estaba su niña, sobre la cama, tirada como una muñeca olvidada. Aunque habían pasado más de 20 años desde el Instituto, aunque ella había engordado más de 30k.....aunque sólo la veía vestida día a día con un raido pijama y ya no cuidaba sus canas, para él seguía siendo aquella preciosa muchacha alegre, pero ya entonces él supo ver en sus ojos un atisbo de tristeza como si ella, sin saberlo, predigese un futuro como el que ahora vivía....pero ella era su niña y seguía amándola y adorándola como el primer dia.

Solo le reconocía un defecto, nunca había sido valiente, no luchaba contra aquello y las vidas de ambos se tornaron poco a poco grises y sin ilusión; ella sufría mucho.....y él se desgarraba por dentro con cada quejido de ella.

Otra noche más su niña tenía el cuerpo lleno de espinas, porque aunque el se las quitaba una a una todas las noches, las malignas raices quedaban dentro fabricando más y más espinas. La abrazó con ternura y ella ahogó un grito de dolor; con paciencia fue quitándole cada una de esas malditas espinas y a la vez besando su maltrecho cuerpo. Ella abría entonces aquellos ojos vidriosos y enrojecidos por el llanto, le miraba y le decía: TE QUIERO...suficiente para él.

No entendía su enfermedad pero sí que ella sufría mucho, que tenía tres extrañas "enfermedades raras" y que las siglas eran SSQM, FM Y SFC o al menos así las llamaban sus médicos.....los médicos, su principal fuente de preocupación. Éstos decían que la Seguridad Social ya no podía hacer más por ella, que había tal o cual técnica, tratamientos que posiblemente la aliviarian mucho pero que no estaban sufragados, debían hacer frente ellos a los gastos.

El no podía hacer más horas ya, sólo la medicación se llevaba la mitad de su sueldo, la hipoteca, las facturas....se desesperaba por no ser más que un pobre obrero, por no poder conseguir lo que necesitaba el cuerpo de su niña....

Esa noche se acostó....y empezó a pensar.....porque el era hombre de pensar mucho antes de decidirse a hacer algo y la decisión que había tomado era para meditarla detenidamente. Por fín llegó a la conclusión de que no había otra forma, se dio la vuelta y se durmió.

Al día siguiente pidió la mañana libre y fue directamente a una agencia de seguros, se hizo un seguro de vida y mientras comía en un bar escribió una carta, no era persona de leer pero le gustaban mucho las series policiacas, por eso sabía que debía dejar ese escrito para no implicar a nadie; un seguro de vida era algo muy serio como para permitir que alguien fuese a la cárcel por un malentendido.

Extrañamente no se sentía mal, al contrario, estaba exultante, su niña por fin tendría en unos meses lo que necesitaba para mejorar, para empezar a vivir con menos dolor, para revivir.....era su niña y por ella y su bienestar todo era poco.

Esa noche como siempre, camino a casa iba pensando en lo de siempre; como por inercia ya abrió sigilosamente la puerta esperando encontrar lo de siempre....pero no. lo que él estaba viendo era increible, quedó tan asombrado que hasta se sobresaltó.

Su niña estaba sentada en el sofá, sobre su regazo el odenador portatil y en su cara....una sonrisa que él recordaba tan lejana....

Asombrado balbuceó algunas palabras incoherentes, ella le hizo callar y le dijo:

- Cariño, sé que parece increible, está mañana olvidaste dejarme la medicación sobre la mesilla, tuve que levantarme a buscarla y rebuscando entre el escritorio encontré tu carta. La abrí y la leí; algo dentro de mí dio un vuelco tremendo. Mi esposo....mi dulce compañero estaba dispuesto a darme su vida para aliviarme de algo que yo ni había intentado combatir. Me di cuenta lo egoista que había sido con los dos y sobre todo lo mucho que me amas....y tu amor es suficiente incentivo para que empiece esta lucha.


Cogí el ordenador y recordé cuanto insistías en que buscase uno de esos foros en los que había gente tan enferma como yo ¿y sabes? llevo riendo horas desde que he entrado en uno, he conocido a gente estupenda que estan tan mal e incluso peor que yo....pero sobre todo es gente que lucha día a día.


Me han abierto los ojos, de pronto lo he visto todo claro; he decidido que voy a luchar, por ti y por mí, sé que probablemente nunca me curaré, pero al menos viviremos los dos.

Su niña sonreía feliz y él....él no podía ni hablar, su razón de vivir volvía a él, ante ellos una vida nueva, una perspectiva de futuro.....su cara estaba anegada de lágrimas, pero lágrimas de felicidad.

Dió las gracias a esa carta, y por una vez a la química, si ella no hubiera buscado desesperadamente sus pastillas no la hubiera leido y ahora él estaría quitándole espinas.

Pero....si él había escrito esa carta por la mañana después de salir de la agencia de seguros....¿qué hacía en casa?. Miró en sus bolsillos y vio que sí tenía el documento, pero no la carta. Decidió no pensar en ello, no buscar más explicaciones, le debía demasiado a esa carta.

NOELIA

6 comentarios:

  1. Precioso cuento, Noe, es una maravilla....me has hecho llorar de felicidad, y sabes muy bien el por que.
    Esa es la Noe que todas queremos ver, la que le vá a plantar cara a la FM,la que vá a luchar con todas sus fuerzas por salir adelante, siempre acompañada de este grupo de luchadoras
    in-cansables????
    Me parece que ya tengo una colaboradora habitual al blog,no? se te dá muy bien esto de escribir, cariñet, sigue así, tu osito de 3 M jaja.

    ResponderEliminar
  2. que bonito¡¡¡¡
    Nada que nos vamos a hacer escritoras, ensayistas, sociologas, psicologas... Nenas menudo carrerón.
    Una vez más un canto a la amistad, a la ternura.
    Además, que ojo tenemos¡¡¡
    Espero mi turno.
    Enhorabuena Noe es precioso. Y por cierto, tengo una idea¡¡¡
    Toc, toc ¿qué es?
    Elena

    ResponderEliminar
  3. Chulisimoooooooo:
    Oye podriamos escribir un best seller, lo que contamos no tiene parangón en la literatura del mundo mundial, si somos premio Planeta.
    Fijaros y ojo al dato, eh?
    Presentación del libro en un hotel de lujo, to el mundo con la cara lavaita, sin laca en el pelo, con la ropa arrugá,zapato plano, bebiendo agua mineral, los canapés de pepino y pimento ecologico (lógico)el pan que sea sin gluten por si acaso y de postre pastelillos de algarroba (como sucedaneo al chocolate)y en vez de champán o cava, infusión de malvabisco (pá los nervios)toas brindando por una vida ecologica y sin contaminantes y la peña con cara de ajo...... y nosotrass detrás de la mascarilla tuneada con lentejuelas partidas de la risa.
    No hay wuevos.
    Sois muy especiales niñas, las más listas inteligentes y sensibles del planeta (premio)que va a ser pa nosotras.
    yujuuuuuuuuu
    Puri

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajjaa, me gusta que os haya gustado....gracia nenas. Elenaaaaaaaaaaa tocto qué? Puri yo no llevo mascarilla pero por solidaridad que la pongo eh?

    Ah...pregunto.....¿qué la ropa tampoco se puede planchar?.

    Bueno nenas que sois geniales. Besos a todas.

    ResponderEliminar
  5. Mascarondis,el angel de la guarda, siempre sobrevuela por los sitios más insospechados.

    En angel con máscarilla :))

    precioso relato.

    FX.

    ResponderEliminar
  6. Breve, pero muy interesante FX, ya conozco un angel más. bsts.

    NOE

    ResponderEliminar