martes, 21 de abril de 2009

ELISA Y LAS AMALGAMAS

Cuando la conocí era una niña preciosa, siempre sonriente, comunicativa, vivía con sus papás y dos hermanas un poco mayores que ella. Al ser la pequeña de la casa puede que fuera un poco más mimada y como era la única niña... Se sentía querida, muy querida por su madre, y papá... bueno el trabajaba mucho y cuando llegaba a casa no estaba de humor para muchas fiestas, a veces cuando papá llegaba Elisa ya estaba en la cama, muchos días oía discusiones y como mamá tenia que callarse para que papá no se pusiera hecho una furia.Se enfadaba por todo, pero cuando estaba de buen humor y jugaba con ella y sus hermanas se divertían mucho, pero eso no era lo habitual en casa, siempre que papá llegaba tenían que estar todas muy calladitas para que pudiera ver el telediario, o descansar un rato para irse de nuevo a trabajar. Elisa se fue haciendo mayor, sus hermanas encontraron parejas y se fueron de casa, a ella un buen día también se le apareció el amor...o eso creía ella, el novio que Elisa eligió era un viva la virgen, pero ella era tan inocente que pensó que lo cambiaría, era tan guapo... y le hacía tantos regalos...., a ella que nunca le habían comprado más que lo justo, que siempre había utilizado la ropa que a sus hermanas les quedaba pequeña, la colmaba de regalos, no hacía falta que pidiera nada, nada más cobrar Octavio, compraba montones de cosas para ella, la trataba como una reina.

O eso creían ella, y su madre que acostumbrada a que su esposo no tuviera detalles con ella le parecía que su futuro yerno era una maravilla, que suerte tenia Elisa!

Pero claro todo no es tan bonito como parece a veces y cuando llegaba el día 10, Octavio ya no tenia dinero para seguir yendo a trabajar, tenia que pedir a sus padres para gasolina, y como ya se había independizado, muchas veces se le quedaban colgados recibos del alquiler del piso, o de luz, que sus padres siempre cubrían. Elisa decidió casarse pronto, muy pronto, estaba loca con que llegara ese día, era tan joven y estaba tan enamorada que todo se lo perdonaba a Octavio, los celos enfermizos de él, el que llegara tarde a por ella, el que la hiciera llorar muchas veces, pero eso ella no se lo contaba a nadie, claro.

A Octavio, le gustaba mucho beber, era joven, los jóvenes beben, salen ,se toman un cubata, es lo normal, no? Pero él nunca tenia bastante con tres, o cuatro, era grande, no pasa nada, para tumbar a ese cuerpo....

Y llegó el gran día Elisa estaba preciosa.... era la novia perfecta, joven bonita , cariñosa, deslumbró en el día más feliz de su vida......Cuando llegaron a casa, estaba tan cansada....Octavio, estaba bebido, la barra libre...... el vino......No había dinero para viaje de novios, claro, con medio haber montado un pisito pequeño de alquiler para empezar la vida en común ya había sido bastante, que pena, pero bueno ya estaban juntos.

En seguida empezaron a buscar tener un niño, era su ilusión más grande y unos meses después Elisa tuvo la confirmación de su embarazo, estaba radiante de felicidad, si no fuera por que había muchos días en que Octavio no llegaba hasta las tantas, a pesar de que salía muy pronto de trabajar, siempre tenía una escusa o otra y además todos se quedaban a tomar algo cuando salían de la fábrica.

La primera vez que le pegó fue sin querer, estando ella duchandose le llevó la contraria y él le tiró una botella de gel que le pegó en el tobillo, estaba embarazada de ocho meses, y ese día no pudo ir a trabajar , ni al siguiente, le tardó mucho en curar el esguince, además de la moradura tremenda.

Nació ese niño tan deseado por Elisa, él lo celebró por todo lo alto, como todo......esa misma noche lo vieron de juega por los bares.....y así siguió la vida de Elisa y su pequeño..... día tras día esperando que él llegara, escondiendo el dinero para que llegara a fin de mes, discutiendo constantemente por la bebida... por los amigotes, pero él hacia lo que quería, no respetaba ese matrimonio ni a ese niño pequeño. Después de muchos follones, muchas lágrimas mucho trabajo para nada, pues nunca llegaba el dinero para pagar los gastos mínimos, (menos mal que siempre estaban sus suegros para pagar recibos atrasados o para prestarle dinero las tres últimas semanas de mes), el niño tenía que comer, comprarle pañales....Elisa sé dio cuenta de que Octavio no iba a cambiar. Elisa se encontraba mal, estaba dolorida, tanto stres, tanto trabajo, tantas discusiones, la casa , el niño, todo para ella....Y así fueron pasando los años, las discusiones pasaron a broncas, las broncas a peleas, el niño se encerraba en su habitación llorando, él tiraba a Elisa de casa y la tenía horas llorando detrás de la puerta mientras oía llorar a su hijo desde dentro. Le decía que no valía para nada, que era un palo en la cama, que nunca la iba querer nadie como él.
La quería sumisa, y con eso no pudo, le robó la alegría, las fuerzas, la salud, siempre estaba cansada, no tenía ganas de nada. Hasta que un día su hijo en una bronca monumental que ya duraba días le pido a Elisa que se fueran de allí, que así no podían seguir, tenía miedo.

Entonces Elisa se dio cuenta de lo que le estaba haciendo pasar a su hijo, ella también tenía miedo, su marido había amenazado a toda su familia pero en un arranque de valentía y desesperación llamó para que fueran a recojerla, se fue. No fue fácil, no, ni mucho menos, entonces no habían ayudas a las mujeres maltratadas, al contrario, no las creían , además ya se había preocupado ella de que nadie supiera lo que pasaba en su casa, Octavio era el vecino perfecto, el compañero perfecto, el amigo perfecto, ella lo tapaba todo, cuando contó lo que pasaba en su casa nadie le creyó, solo su familia hizo piña alrededor de ella y de su hijo. Enseguida se puso a trabajar, la abuela cuidaba de su nieto y Elisa trabajaba a jornada completa, fueron unos años duros, volver a casa de sus padres, con un niño pequeño que no hace más que alborotar, pero salió adelante y cuando empezaba a tener un dinerito en el banco, para caprichitos de ella o de su hijo, o un regalito para su madre, empezó a ir al dentista, le dolían las encías, encontró una dentista muy maja, Isabel, la había conocido en el trabajo y fue a su consulta, tenía varias caries, y empezó a arreglárselas, la dentista quería ponerle empastes de plata y Elisa le dijo que no, llevaba dos desde pequeña y no le gustaban, notaba mal sabor de boca, como a metal ,-además, Isa quiero que me las cambies por empastes blancos.

Así lo hicieron, pocos días después Elisa empezó a encontrarse muy mal, tenia como un gripazo. dolor en todos lo sitios de su cuerpo, dolor de cabeza insoportable, estaba fatal.

Hasta muchos años despues de estar diagnosticada y conocer la existencia de la asociación
MERCURIADOS http://www.mercuriados.org/es/pag107 no pudo relacionar el inicio de su enfermedad con la extración de esas amalgamas dentales que llevaba desde niña.

Pero ese gripazo no pasó al contrario, cada día tenia una cosa diferente,unos días dolores de cabeza horrorosos que no se le pasaban con nada, había días que no podía llegar a casa del trabajo, a pesar de vivir solo a tres manzanas, llegaba a casa y sin cambiarse tenia que tirarse en el sofá sin fuerzas ni de hacerse la comida, solo pensaba en descansar, para dos horas después y unas pastillas más, poder volver a terminar su jornada.
Pero su cuerpo no podía hacerlo, su mente se fue nublando, empezó a olvidarse de las cosas más habituales, el dolor era extremo, estaba completamente agarrotada.

Cuando fue al médico le dijo que estaba deprimida, ahora??? ahora que estoy empezando a salir a flote, -si, tienes mucha ansiedad, - claro, pero por que no me puedo valer sola, no puedo apoyar los pies en el suelo, mi jefe no me paga la baja , hace seis meses que no cobro... como quiere usted que esté?, nada,nada, antidepresivos y a casa.

Elisa pidió el alta voluntaria, cuando llegó a trabajar su jefe le dijo que ya no la quería allí,que tenía a otra persona que le gustaba más, que le hacia un despido procedente y a cobrar el paro.... no se encontraba en condiciones de pelear, no tenía fuerzas, ya buscaré otra cosa cuándo me encuentre mejor pensó... pero no pudo buscar otra cosa, siguió empeorando, fue al traumatólogo, al reumatólogo, todos le decían lo mismo, bueno al final le dijeron, tiene usted FIBROMIALGÍA, pero ese es un buen diagnóstico! de eso no se va a quedar en una silla de ruedas!!!! en cuanto mejore de la depresión mejorará de la FM.

Elisa salía llorando de las consultas, vale tengo FM, está claro, pero es que yo no estoy deprimida, quiero vivir, quiero ser la de antes tengo fuerzas para luchar, pocas, la verdad... pero quiero mejorar.

Han pasado diez años de esto que os cuento, Elisa encontró un buen diagnóstico y médicos que la creyeron y la apoyaron para que empezara su recuperación, ella lo ha conseguido, hay días en los que si no sale de su casa y controla su límite de actividad podría vivir sin dolor, sin agotamiento extremo, ha mejorado sus problemas cognitivos y una cosa muy importante ha asumido que esta es su nueva vida, que va a hacer todo lo posible para ser feliz con lo que le ha tocado vivir, y disfrutar de lo que le puede aportar la vida aunque sea con muchas limitaciones.
Si bien es cierto que esos a los que Elisa acudió en busca de ayuda son médicos son privados, tuvo suerte, sus padres la ayudaron a ir donde la tratarían como un enfermo se merece.

Hoy en día no hemos mejorado mucho en este sentido , pero Elisa y otras Elisas en España han decidido que los médicos deben saber, que con ganas y perseverancia hay médicos que están dispuestos a que les llevemos información, desde luego no se la vamos a llevar al que no la quiera, pero si hay uno que la quiere, debemos llevársela, es nuestra obligación como enfermos, si ese médico puede darse cuenta de que tiene otro paciente con un posible diagnostico de FM o SFC o SQM, iremos haciendo camino, igual un caminito, pero es más que quedarse parados, al igual que en el tema judicial, a Elisa todos le decían que se quedara con una Incapacidad Total, que no llevara a la SS a juicio, que no lo iba a ganar, pero ella decidió que por ella y por las demás tenia que exigir lo que era justo, no era capaz de trabajar en nada y el Juez de primera Instancia le dio la Incapacidad Absoluta y el Tribunal Superior le dio la razón cuando la SS recurrió la sentencia , esa razón es la de Elisa y las que vengan detrás, por ellas, por nosotras.

4 comentarios:

  1. Una historia muy bonita Isa.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. PRECIOSO RELATO ISA Y TAN REAL QUE DUELE LEERLO, A MÍ POR LO MENOS....CUANDO YO ME OFRECÍ A LLEVARLE INFORMACIÓN SOBRE LA FM A MI MEDICO DE CABECERA, DESPUÉS DE CONFESAR ÉSTE QUE NO TENÍA NI IDEA DE LA ENFERMEDAD, ME TRATÓ DE "LISTILLA". ME HA GUSTADO MUCHO OSITO. BESOS GUAPA.

    NOE

    ResponderEliminar
  3. MIRA NOE, SABES LO QUE HAGO YO, DE VEZ EN CUANDO HAGO UN ESFURCITO Y COMPRO EL LIBRO ABRIENDO CAMINO, DEL DR FERRAN Y LA DR CUSCÓ.
    Y SI ALGUN MEDICO DE LOS QUE VOY ME CONFIESA QUE NO SABE DE NUESTRA ENFERMEDADES, PUES VOY Y SE LO REGALO.
    ES UNA FORMA DE QUE SI TIENEN INTERES LEAN LO QUE PIENSA UN REUMATOLOGO Y UNA DOCTORA Y SIQUIATRA QUE ESTAN ESTUDIANDO Y TRATANDO NUESTRAS ENFERMEDADES.
    ASI NO LES DAMOS NOSOTRAS NINGUNA LECCION, SE LA DA ALGUIEN QUE SI SABE MAS QUE ELLOS...
    NO TE PARECE UNA BUENA IDEA CARIÑET???
    YO NO LO TENGO, EL PRIMERO QUE REGALÉ LO LEI CON MUCHO CUIDADITO DE NO ESTROPEARLO UY DESPUES DE REYES SE LO LLEVÉ A LA PEDIATRA DE MI HIJA, Y ASÍ DOS PÁJAROS DE UN TIRO, JAJJAJAJA

    ResponderEliminar
  4. BUENA IDEA OSITO, PERO YO LO MÁXIMO QUE HAGO POR LOS SEÑORES DE BATA BLANCA ES DARLES EL TITULO Y LA EDITORIAL....Y QUE NARICES! QUE SE LO COMPREN ELLOS JAJAJAJA. NI AGUA LES DOY CIELO TENGO GALENOFOBIA (MIRA UNA ENFERNEDAD NUEVA!) BESOS CIELO

    ResponderEliminar