lunes, 23 de marzo de 2009

MI MARIDO, MI MAYOR APOYO


Después de unos años muy duros en los que me separé tras un matrimonio muy problemático, y una separación muy dolorosa a pesar de haber tomado yo la decisión de termina la y cuando estaba convencida de que no iba a volver a tener un hombre en mi vida, lo conocí.
Su apariencia de buena persona, sus más de cien Kilos de peso, sus ojos, azules como el cielo, y su timidez me hicieron enamorarme muy pronto de él.
Tras una relación de noviazgo clásico de unos tres años, cuando conseguí el divorcio de mi primer matrimonio nos casamos, fue uno de los días más bonitos de mi vida, la ilusión y el amor que veía en sus ojos me hacían la mujer más feliz del mundo.
Al poco de casarnos empecé a encontrarme mal, y fue una carrera vertiginosa, a la vez que mi embarazo iba adelante, mis problemas físicos lo hacían también, siempre pensábamos que era por el embarazo, pero dí a luz y todo fue a más.
No estoy segura de ello, pero hace unos meses conocí la existencia de MERCURIADOS y caí en la cuenta de que días antes de mi boda me había quitado unas amalgamas dentales por que no me gustaban, sinceramente pienso que ese fue el detonante para que enfermara tan gravemente, pero de eso hace casi siete años, no creo que lo pueda averiguar ya.
El caso es que Vicente siempre es tubo a mi lado, sufriendo conmigo, apoyando, ayudando me, quitándole importancia a que yo fuera una carga para él, tuvo que llevar su trabajo, más la casa, más un bebé cuando él estaba en casa, fue mi apoyo, mi amor, mi atadura a la vida, sinceramente si no lo hubiera tenido a él no creo que hubiera soportado todo lo que viví, tuve mucha suerte de tener ese hombre tan excepcional a mi lado, soy afortunada, sé que ha forzado su máquina por sacar adelante esta familia y lo ha conseguido, ha conseguido que yo mejore, que quisiera vivir, no ha sido tan fácil como parece al escribirlo, si lo he conseguido es por que he tenido a mi lado al "mejor marido del mundo".
Ahora todo a cambiado, la que pesa casi cien Kilos soy yo, el pobrecito está en el chasis, sigue teniendo muchas cosas que hacer todo el día, él tambien está afectado por estas enfermedades, es un enfermo pasivo, pero desde aquí quiero decirle(si algun día se hace el ánimo de entrar por aquí) que le quiero, que le debo tanto que nunca seré capaz de devolverle tanto amor como él me ha demostrado.

6 comentarios:

  1. Isa es genial y emocionante tener a tu Vicent.
    Te deseo lo mejor ya que otras no tuvimos la suerte de que nos aguantaran.
    Yo en mi caso, he preferido estar sóla antes que mal acompañada.
    vivan los Vicent, o los que se le parecen.
    Y que cunda el ejemplo
    ¡¡¡ Vicenttttttttt, cuídame a Isa o te quemo como a un ninot¡¡¡¡¡
    jejeje

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Elena, mas vale sola....
    pero yo sí he tenido suerte, gracias a su apoyo y el vuestro voy hacia delante, gracias amiga por venir a verme, has visto que bonico, es el día de la ofrenda a la Mare de Deu del Desamparats.

    ResponderEliminar
  3. Ayyy a ver si esa Madre me hace a mi algo.
    Yo le ofrezco yo y yo y a tí y a todas las que somos como nosotras.

    yujuuuuu Isa como me gusta el blog

    ResponderEliminar
  4. Isabel soy Marisa, no sabes cuanto me alegro de que tengas un compañero así, y que te ayude tanto, has hecho un blog fenomenal, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Hola Isabel, me alegra saber que se cruzó en tu camino esa persona tan especial y que compartes tu vida con él. Es tan importante para nosotras sentirnos comprendidas y apoyadas. Dale un abrazo de mi parte a Vicente por ser tan especial para ti.
    Tú también eres muy especial, llena de fuerza y vitalidad aunque lleves encima una carga muy pesada.
    No cambies nunca, entre nosotras nos necesitamos unas a otras y no para llorar nuestras situaciones, sino para luchar y salir adelante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Espero no cambiar, cada vez me gusto mas, jajaja, gracias Carme, yo tambien necesito gente como tú a mi alrededor, luchadoras, besos.

    ResponderEliminar