martes, 11 de octubre de 2016

Inmunoterapia

Seguimos aquí. Nos quedamos una temporada en Las Rozas recuperándonos.
 Esperando nuestras vacunas y poniéndonos  sueros que me están dando la vida.

Doy gracias al Universo por haber puesto en mi camino a la dra Carmen Navarro, esta semana he recuperado muchísima energía y me ha devuelto las fuerzas de seguir luchando e intentar ayudar a otros pacientes con nuestra experiencias.

Mari Carmen sigue sus estudios desde la clínica cada momento en el que esta bien pues es muy importante que no pierda a ser posible nada con respecto a la escuela.
Normalizando nuestras vidas en la medida de lo posible.


                                    

Vamos a salir de esta, claro que vamos a salir.










jueves, 29 de septiembre de 2016

De vuelta a Las Rozas

Preparando nuestra nueva visita a la Clínica Gaia de la Dra Carmen Navarro para que le hagan el re testing, estos meses han sido algo diferentes, a Mari Carmen le está funcionando muy bien la vacuna y estamos muy contentos, más aún teniendo en cuenta el poco tiempo que lleva con ella. Ni siquiera hace tres meses.
Sigue con atención domiciliaria para poder seguir sus estudios a pesar que la gran mayoría de sus compañeros se comprometieron a hacer extricto protocolo para que volviese a ir a clase no ha sido posible pues al estar allí vuelve a tener síntomas.

Sabemos que tenemos que ser pacientes pero es tanta su ilusión por ir al colegio que hace que probemos cosas que aún no es su momento de hacer.

Volveremos a encontrarnos con personas que ya forman parte de nuestro día a día como mi querida Montse y a otros muchos afectados que encontraremos en la clínica, compartir con ellos esas horas también es terapéutico y volver a ver a la dra Navarro de nuevo un placer.
Tres meses se hacen muy largos sin poder verte Carmen, a pesar de que siempre estas dispuesta atendernos cuando te necesitamos.

Cuatro días, solo cuatro días y estamos allí!


sábado, 9 de julio de 2016

Clinica Gaia



                                            


Os cuento, esta semana ha sido una gran semana.

Hemos estado en la Clínica Gaia testando a Mari Carmen  para que comience tratamiento de inmunoterapia con la dra Carmen Navarro.

La Clínica es un  lugar muy agradable en el que nos hemos sentido como  en casa ya que tanto la dra Navarro, como el dr Amin y Raquel hacen que así lo sientas.

Hemos compartido muchas horas como muchos pacientes que nos han contado sus experiencias con la enfermedad y su mejoría  con las vacunas así como con los sueros.

Han sido días de muchas risas, de muchas emociones y mucho compañerismo. Hemos conocido a gente maravillosa, me traigo a casa una amiga que siempre formará ya parte de mi vida, Montse Baldan. Hemos vuelto con la maleta llena de esperanza en nuestra recuperación.

Se que va a haber una antes y un después de nuestra  SQM desde este viaje a Las Rozas.

Gracias, gracias, gracias  Carmen Navarro,  has devuelto la ilusión a nuestras vidas y despúes de lo visto estos días en la clínica estoy segura de que Mari Carmen va a poder hacer vida "normal" al igual que Jorge la hace ya e integrarse de nuevo en  su circulo de amigos y compañeros.

SI, existe el tratamiento que siempre nos niegan  y con el los paciente mejoran, y también hay médicos que además son seres humanos con  una empatía de la que otros muchísimos carecen. 

Solo hay que tener la suerte de encontrarlos y yo he tenido esa suerte.

Tendremos que seguir luchando por que todos puedan acceder a ellos.

 Definitivamente !!Soy una mujer afortunada!!!





viernes, 24 de junio de 2016

Gracias

Vivir con SQM cada día se hace más complicado, va pesando todo lo que llevamos a cuestas.
Mi enfermedad y la de May son un duro día a día para el más fuerte y animoso.
Por suerte la vida pone en nuestro camino a seres muy especiales como Carmen Navarro.

      Gracias por tu ayuda Carmen, ojala hubieran muchos más médicos como tu.

domingo, 29 de mayo de 2016



Proyecto Denamic: Los tóxicos cotidianos influyen en el desarrollo mental de la infancia


El proyecto Denamic concluyó cuando terminó 2015. Han sido cuatro años en los que varios grupos de científicos de centros de investigación europeos (tres de ellos deValencia) han estudiado cómo influyen las sustancias tóxicas cotidianas a bajas dosis en el sistema nervioso infantil. Los resultados advierten sobre la neurotoxidad y efectos permanentes en el cerebro de niños y confirman que existe una “pandemia silenciosa”.
Los resultados del proyecto Denamic (Developmental Neurotoxicity Assessment of Mixtures in Childrenpueden consultarse en la web de la Comisión Europea, el Gobierno de la UE. Yo he tenido conocimiento del asunto gracias al blog de María José Moyaafectada por Sensibilidad Química Múltiple (SQM) que ofrece toda la información.
Las conclusiones de este gran estudio vienen a constatar lo que ya sabíamos, que la exposición a productos químicos contaminantes, incluso a bajos niveles, puede afectar al desarrollo cerebral de los niños. Ello se produce durante la gestación, la lactancia y en edades tempranas y puede influir en su desarrollo cognitivo y motor.
Tóxicos tdah autismoEsto es clave para entender la aparición de trastornos como el déficit de atención, autismo o ansiedad.
El objetivo del trabajo Denamic ha sido crear métodos y herramientas para analizar las consecuencias de esta exposición a productos químicos contaminantes en las fases donde se produce la parte principal del desarrollo cerebral.
El cerebro en desarrollo es, en muchos casos, la diana más sensible a los efectos de estas sustancias.
Uno de los particnates españoles en el estudio euroepeo ha sido el Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia, liderado por Vicente Felipo.
Su laboratorio se ha encargado de caracterizar los efectos de la exposición a diferentes tipos de pesticidas y otros contaminantes sobre distintos aspectos de la función cognitiva y sobre la actividad y coordinación motoras.
También ha analizado los mecanismos moleculares por los que los contaminantes inducen estos efectos. Además, ha identificado el papel de la neuroinflamación en hipocampo y de alteraciones en la neurotransmisión del cerebelo sobre las alteraciones en el aprendizajey la coordinación motoras inducidas por pesticidas.
Distintos pesticidas inducen efectos diferentes y estos efectos son también distintos según el género dependiendo de la función neurológica evaluada. Él ha sido quien ha advertido de que la exposición a este tipo de contaminantes es una “pandemia silenciosa”.
¿La razón? Pues porque aunque este problema afecta a millones de niños en todo el mundo, como los niveles de exposición son muy bajos es difícil relacionar estas afecciones con hechos como que la madre haya ingerido mercurio durante la gestación, por ejemplo a través del pescado.
Como escribo, el proyecto ha tenido una duración de cuatro años, desde enero de 2012 hasta el 31 de diciembre del 2015 y ha dado lugar a numerosas publicaciones. Sus resultados proporcionarán a la Unión Europea y a la Organización Mundial de la Salud(OMS) resultados, metodología y recomendaciones para gestionar los riesgos de la exposición a contaminantes químicos.
El equipo investigador ha producido un reportaje (en inglés) titulado Young Minds at Risk?, que advierte sobre la neurotoxicidad de contaminantes presentes en alimentos, en el agua y en otros productos como insecticidas y cómo afecta a los niños la exposición a estos contaminantes

No puedo evitar recordar que mientras se desarrolla la epidemia por el virus zika en países como Brasil. Allí hay asociaciones de médicos que apuntan al uso deinsecticidas en el agua potable como posible causa de los casos de microcefalia. Pesticidas como el piriproxifen dañan el sistema nervioso de los mosquitos que transportan el dengue o el zika.
La OMS avala el producto y el Gobierno de Brasil desmiente a los médicos diciendo que hay localidades donde hay microcefalia pero no se usa ese tóxico. Dicen las autoridade sanitarias que no hay estudios epidemiológicos que verifiquen esa relación de causalidad. Razón de más para hacerlos con urgencia pues trabajos como el Denamic lo que hacen es apuntar en una dirección similar.
Estos datos ayudarán a la Unión Europea en la legislación sobre potenciales neurotóxicos y a marcar los niveles tolerables de estas sustancias, han indicado las mismas fuentes. Yo parto de la base de que no hay niveles tolerables para todas las personas por igual, unas aguantan mejor que otras según qué niveles.
Hay personas que no metilan, desintoxican, bien determinadas sustancias, como metales pesados, porque su cnstitución genética no es la idónea. Esas personas pueden desarrollar intoxicaciones crónicas por ello a niveles muy bajos de exposición.
Tampoco puedo evitar recordar al leer las citadas conclusiones de este estudio la “epidemia” de diagnósticos de autismo y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad en la infancia de los países occidentales.
Polémicas “modas farmacéuticas” aparte sobre el concepto TDAH, el estudio viene a demostrar que es cierto lo que ya se conocía también, que los niños/as pueden padecer falta de atención, por ejemplo en la escuela, propiciada por intoxicación crónica con productos tóxicos cotidianos. Éstos llegan a su organismo a muy bajas dosis pero durante mucho tiempo (desde la propia gestación) y provenientes de muchas y diferentes sustancias y fuentes.


WEB Miguel Jara

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Carme Valls-Llobet: "El estrés nos hace más vulnerables a los tóxicos"

La endocrinóloga tiene una larga trayectoria diagnosticando enfermedades causadas por sustancias nocivas para la salud | La vicepresidenta del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) también hace pedagogía sobre las diferencias que existen entre hombres y mujeres en materia de salud

Sanidad | 26/05/2015 - 00:00h | Última actualización: 26/05/2015 - 13:19h
Cómo debe la medicina tratar a la mujer
Cómo debe la medicina tratar a la mujer - La doctora especialista en endocrinología Carme Valls explica cuáles son las principales diferencias en salud que tienen las mujeres respecto a los hombres
Raquel Quelart
Raquel Quelart | Sigue a este autor en Twitter Google +
“Falta ciencia de la diferencia”, asegura la especialista en endocrinología Carme Valls-Llobet (Barcelona, 1945), que desde hace 20 años dirige el programa Mujer, Salud y Calidad de Vida en el Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS). Valls-Llobet es también vicepresidenta de esta ONG científica, que tiene como objetivo investigar las diferencias de género en la salud y facilitar el acceso de las mujeres a la información y los recursos para mejorar sus condiciones de vida. La médica, que también es conocida por su labor política –fue diputada del Grup Socialistes-Ciutadans pel Canvi en el Parlament de Catalunya entre 1999 y 2006-, denuncia que la investigación y la medicina han marginado durante décadas al género femenino. “Solo el 38% de publicaciones de mortalidad cardiovascular incluye a mujeres”, comenta. También alerta del aumento de enfermedades, como el cáncer, derivadas del exceso de tóxicos que llegan al cuerpo humano a través del medio ambiente y la alimentación. Recientemente, en un congreso de sindicatos celebrado en Bruselas ha exigido que se vigilen los productos químicos a los que los trabajadores están expuestos en sus lugares de trabajo. Valls-Llobet es autora de diversa bibliografía, entre la que destaca Mujer, Salud y Poder (Cátedra).
- ¿Qué investigaciones destacadas está llevando a cabo en el CAPS?
- Estudiamos la morbilidad diferencial, patologías de predominio femenino, que al considerarse menores o poco importantes no han sido bien investigadas por la ciencia médica oficial. Obtuvimos una beca para estudiar si la carencia de hierro podía provocar alteraciones, cansancio, dolor y malestar en las mujeres, aunque no tuvieran anemia; también investigamos la deficiencia de tiroides, de vitamina D y otras carencias de minerales y vitaminas que también han condicionado mucho la vida de las mujeres.

- Además, usted estudia los efectos que los tóxicos causan en las féminas. 
- Un grupo de pacientes afectadas por una fumigación en un centro sanitario llegó al CAPS en 1996 para que decidiéramos si sufrían alguna enfermedad. En el hospital les habían dicho que era una reacción histérica, pero resultó que habían colocado insecticida de manera masiva y no las dejaron mover del lugar de trabajo. Estas mujeres desarrollaron una sensibilidad a los olores muy grande, cansancio y dolor. Consiguieron que las indemnizaran. Una tercera línea que estamos trabajando es si podemos prevenir la alta incidencia de cáncer de mama en la sociedad industrializada, en parte consecuencia de los estrógenos ambientales.

- ¿A través de dónde nos llegan estas hormonas?
- Del agua, del aire y los alimentos, que pueden estar incorporados en forma de insecticidas. Y también están en los cosméticos con parabenos, que imitan en el cuerpo de la mujer el efecto de los estrógenos. Recomiendo a las mujeres cuyos familiares hayan sufrido cáncer de mama que no utilicen cremas con parabenos. La doctora Philippa Darbre, de Reino Unido, demostró que en las ratas produce cáncer de mama y que, más que injeridos, es a través de la piel que generan unos cambios metabólicos endocrinos. 

- Pero, si son tan peligrosos, ¿por qué no se prohíben?
- En la Comunidad Europea se han establecido normas para limitarlos, pero todavía no se han prohibido.

- Entonces, ¿este tipo de tóxicos afectan más a las féminas que a los varones?
- Claro, porque la mujer ya tiene estrógenos, aunque a los hombres les atrofian los testículos. De hecho, el exceso de esterilidad masculina y femenina en la sociedad industrial es fruto de la contaminación del medio ambiente: los testículos no pueden generar espermatozoides hábiles y las mujeres no ovulan bien.

- Sin embargo, ¿por qué muchas investigaciones experimentales sobre el uso de los parabenos en cosméticos no han sido concluyentes?
- Hay dos razones. La primera es que tenemos tantos tóxicos en el medio ambiente y tantos circulando en sangre que es difícil demostrar la relación causa – efecto. Pero, precisamente, ya hay trabajos que demuestran la existencia de un cóctel de este tipo de subproductos en el cuerpo humano, incluso del DDT, prohibido desde 1972, que se ha estado utilizando hasta hace poco en España porque es más barato. Se compraba de estraperlo.

- ¿Y la segunda razón?
- Hay intereses económicos. La industria cosmética escribió un artículo sin firmar contra Philippa Darbre que concluía que no era verdad lo que ella sostenía en su estudio. Lo recogí en un capítulo de mi libro Mujer, Salud y Poder, donde planteé: qué relaciones de poder puede haber en la medicina para que una doctora explique sus investigaciones y le conteste la industria a través de un estudio anónimo.

- ¿No teme asustar a la población con este tipo de mensajes?
- Pienso que lo más importante es decir la verdad: el susto ya se lo llevarán las personas cuando empiecen a diagnosticarles cánceres de páncreas y linfomas no hodgkinianos, que son derivados de exposición a tóxicos, o cáncer de mama, cuya incidencia está aumentando desde el año 1945, año en que empezamos a utilizar el DDT masivamente. Además, hemos usado anticonceptivos hormonales, terapia hormonal sustitutiva, todo estrógenos, estrógenos, estrógenos… en un cuerpo de mujer que ya viene trabajado por muchos otros excesos ambientales.

- Usted aboga por regular el ciclo menstrual sin anticonceptivos. Explíquese. 
- Manejar el ciclo menstrual quiere decir tratar los trastornos para ver cómo se puede equilibrar. Sabemos que en una sociedad estresada y con exceso de estrógenos las mujeres van a tener más cantidad de menstruación y ciclos más cortos, con lo cual tendrán más menstruaciones y perderán más hierro. El ciclo se puede equilibrar recetando vitaminas y progesterona natural, pero no ha habido formación en estos temas.

- ¿Por qué las mujeres están más expuestas a productos tóxicos?
- Porque son las que limpian. También hay profesionales muy ligadas a la vida cotidiana: maestras, médicas, enfermeras, auxiliares de clínica y las mujeres empleadas en tareas de limpieza, y éstas últimas suelen enfermar después de haber puesto un insecticida sin normas de seguridad. Nadie les informa de que se tienen que poner careta, guantes y ventilar la habitación.¡Cuántas mujeres han utilizado salfumant y lejía para que el váter quede como los chorros del oro y han visto que las ahoga!

- Quizá creían que limpiarían mejor aplicando estos productos. 
- Aquí sale el modelo de perfección: tiene que tener la casa limpia, ha de ser perfecta porque esto es lo que es una buena mujer, estereotipos de género que también nos han perjudicado. Es un tema de trabajo social: las trabajadoras de limpieza fundamentalmente son mujeres. Los hombres a los que trato eran aplicadores de insecticida sin protección y estos han quedado cansados, con Sensibilidad Química Múltiple y fibromialgia.

- ¿Por qué la fibromialgia y el Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple han generado tanta controversia?
- Porque no se habían encontrado las causas que los provocan y todo lo que en medicina no puedes demostrar que produzca una alteración es subjetivo. He buscado en personas que sufren fibromialgia qué problemas y carencias tenían que no habían sido visibilizadas. Hay como unas 30 causas de dolor que pueden imitar al dolor de la fibromialgia y que se podrían diagnosticar con otros protocolos. Tratando estas carencias mejoraría la fibromialgia. No estoy de acuerdo con que sea una enfermedad desconocida de la cual no se saben las causas, sino que no las estamos investigando. La Sensibilidad Química Múltiple (SQM) es mucho más compleja.

- ¿Qué puede provocarla? 
- Productos como disolventes y desinfectantes, que en los hospitales se utilizan mucho para esterilizar. Las emanaciones que producen perjudican más o menos dependiendo de cómo la persona se encuentre de estresada y qué carencias tenga.

- ¿El estrés nos hace más vulnerables a los tóxicos?
- Sí. Esta es mi tesis actual y lo he podido comprobar en profesionales sanitarias afectadas que estaban muy estresadas: les faltaba hierro, vitaminas y, encima, estaban en contacto constante con productos muy potentes.

- ¿Qué síntomas presentan?
- La SQM altera el sistema nervioso central, la mitocondria y la función que transforma lo que comemos en energía. Los afectados tienen problemas en la mente y en el cuerpo, y sufren confusión mental cuando entran en contacto con insecticidas y productos de este tipo. A veces quedan sensibilidades electromagnéticas a largo plazo y eso también genera otros problemas. Con pruebas objetivas, neurológicas y químicas, se puede saber si la mitocondria de un paciente está afectada, por lo tanto, en lo que no estaría de acuerdo, aunque he oído a profesionales de hospitales de alto nivel decirlo, es en que no sabemos la causa.

- ¿Qué aconseja a los afectados por SQM?
- Que utilicen productos lo menos abrasivos posibles y que las que ya están afectadas no sean las que limpien, aunque pueden hacer la comida y otras actividades. También se pueden hacer muchas cosas con dos gotas de vinagre en el agua: ¡el parquet queda perfecto!

- ¿Qué es lo que más le preocupa en relación al exceso de tóxicos?
- Somos una especie que desde 1945 estamos usando químicos de forma desordenada. Ya de pequeños estamos en contacto con muchas sustancias de las que no se saben las consecuencias para la salud, por lo que no nos ha de sorprender que haya enfermedades que vayan en aumento. La causa de una parte de los cáncer de pulmón que se diagnostica no es el tabaquismo, sino las partículas pequeñas que están en el ambiente y que actúan como disruptores endocrinos. En estos momentos el reto de la humanidad es disminuir la exposición a este tipo de sustancias. La reglamento REACH de la Unión Europea obliga a analizar el efecto cancerígeno de los productos que están en el mercado, pero no su efecto como disruptores endocrinos. 

- ¿A pesar de que a la larga puedan provocar cáncer?
- Claro que sí. Y en el camino alterarán el ciclo menstrual, producirán esterilidad femenina y masculina…

- Y provocarán pubertad precoz…
- Exactamente, que es lo que está pasando. Al lado de las incineradoras de Montcada i Reixac y Vilafranca del Penedès hay más dioxinas y habrá más pubertad y menopausia precoz.

- ¿Se sabe cuántos casos se diagnostican al año en estos municipios y en sus alrededores?
- No se hacen estudios epidemiológicos bien hechos para saberlo.

- También hay la creencia de que los niños se desarrollan antes porque comen mejor. 
- Sí, eso en parte es verdad, pero una cosa es tener la menstruación a los nueve años y medio y otra que a los seis años ya salga vello en el pubis. Y, actualmente, esto está pasando en Catalunya y es cada vez más frecuente.

- Por culpa de los tóxicos. 
- Sí, en principio es debido a un exceso hormonal ambiental o alimenticio: los pollos que comemos están llenos de estrógenos, que se ponen en los piensos para que los animales generen más grasa y puedan ir antes al matadero.

- Si es perjudicial para la salud, ¿por qué no se prohíbe?
- Se limita, pero el control también depende de Sanidad, que ha recortado el dinero que destina a salud pública. Por eso yo siempre digo que, antes que nada, invertiría en salud pública, que tiene que vigilar el contenido de estrógenos en los alimentos, que el jamón dulce sea jamón dulce y no una amalgama de patata de color rosa y me gustaría que los resultados fueran públicos. ¡Yo haría como un Ibex-35 de la calidad del agua, del aire y los alimentos!